AGRICULTURA

Respecto del Panorama que dejó la lluvia pasada, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires se refirió a las abundantes lluvias de la última semana y señaló que podría haber pérdidas de área en lotes implantados con cultivos de fina y gruesa.

Según el informe, las regiones más afectadas fueron el centro norte de Santa Fe, este de Entre Ríos y centro de Buenos Aires.

De todos modos, destacó que en zonas menos comprometidas por el temporal las precipitaciones repusieron humedad en los perfiles de forma muy oportuna, dada la gran ventana de siembra de soja y maíz tardío que aún falta transitar durante los próximos meses.

En cuanto al trigo, la Bolsa indicó que la cosecha continúa avanzando sobre norte del país, mientras que en el núcleo norte, sur de Córdoba y centro-este de Entre Ríos las labores se encuentran demoradas por falta de piso.

“En los núcleos trigueros del sur de Buenos Aires, el cereal mantiene una buena condición de cultivo y elevadas expectativas de rinde a pesar de las heladas registradas a principios de mes”, destacó, y ubicó al rinde medio nacional en 18,9 qq/Ha y estimó un volumen parcial cercano a las 1,9 MTn.

En relación al maíz, la entidad sostuvo que las fuertes lluvias “afectaron lotes de siembra temprana en los sectores más comprometidos”.

En ese sentido, remarcó que “el mayor impacto se focaliza en ambientes tendidos o relieves bajos en donde aún se conserva el suelo anegado, generando amarillamientos de las plantas”.

En tanto, agregó que en contraposición, los sucesivos frentes de tormenta “mejoraron las reservas hídricas de cara a la siembra del cereal de diciembre, particularmente en la provincia de Córdoba, donde gran parte de los lotes presupuestados se corresponden con planteos tardíos”.

Por último, el relevamiento mostró pérdidas de lotes en la siembra de soja, en las regiones que mayores volúmenes de agua recibieron.

 

“No obstante, el escaso avance de siembra y la ajustada oferta hídrica previa a las lluvias atenúan el impacto negativo sobre el área del cultivo”, dijo la Bolsa, al tiempo que previó que “la mayor parte de las pérdidas de lotes sean resembradas una vez que se recuperen las condiciones ambientales y se retomen las labores a campo”.